Mi corona está en el corazón, no en mi cabeza.

William Shakespeare