Uno no tiene derecho a amar u odiar algo si no ha adquirido un conocimiento profundo de su naturaleza. El gran amor surge del gran conocimiento del objeto amado, y si lo conoces muy poco podrás amarlo solo un poco o nada.

Leonardo Da Vinci