Nadie se conoce hasta que ha sufrido.

Alfred de Musset