Nadie puede hacernos sentir inferiores sin nuestro consentimiento.

Eleanor Roosevelt