Una religión, incluso si se llama a sí misma religión de paz, debe ser dura y despiadada con quienes no pertenecen a ella.

Sigmund Freud