Es preciso haber vivido mucho tiempo para reconocer cuán corta es la vida.

Arthur Schopenhauer