La pobreza no viene por la disminución de la riqueza, sino por la multiplicación de los deseos.

Platón