Los argumentos se me ocurren en los momentos más insospechados, como cuando voy caminando por la calle o me estoy probando un sombrero en una tienda… y, de repente, una idea espléndida me viene a la cabeza.

Agatha Christie