No dejes que el mal te confunda y creas que puedes tener secretos para él.

Franz Kafka