Muchas veces la pasión nos ata la lengua.

Lucius Seneca