La virtud misma no puede librarse de los golpes de la calumnia.

William Shakespeare