No hay una sola degradación del cuerpo que no deba tratar de convertir en espiritualización del alma.

Oscar Wilde