La idea común de que el éxito estropea a la gente haciéndola vanidosa, egoísta y autocomplaciente es errónea; por el contrario las hace, en su mayor parte, humildes, tolerantes y amables.

William Somerset Maugham