Somos todos egoístas, y ya no confío en mí más que en otros con un buen motivo.

Lord Byron