Predecimos demasiado para el próximo año, y nada para los próximos.

Neil Armstrong