Es un hecho real universalmente reconocido, que un hombre soltero que está en posesión de una buena fortuna, debe carecer de una esposa.

Jane Austen