Hay poco que les dé a los niños mayor placer que cuando un adulto se permite descender a su nivel, renuncia a su superioridad opresiva y juega con ellos como iguales.

Sigmund Freud