En el mar aparece un hombre. En ese sentido el agua salada es como el vino.

Herman Melville