Nuestro corazón tiene edad de aquello que ama.

Marcel Proust