Tan pronto como las leyes son necesarias para los hombres, ya no son aptos para la libertad.

Pitágoras