Las pasiones injertadas en el orgullo herido son las más habituales; ellas son verdes y vigorosas en la vejez.

George Santayana