A falta de otra prueba, pulgar por sí solo me convencería de la existencia de Dios.

Isaac Newton