La prueba más clara de sabiduría es una alegría continua.

Montaigne