Comer sin medida fue siempre su único modo de llorar, y nunca la había visto hacerlo con tanta pesadumbre.

Gabriel García Márquez