El amor no se modifica por ser breves sus horas o semanas, sino que firme perdura hasta el borde del abismo.

William Shakespeare