Tuve la suerte de ver con mis propios ojos la reciente caída del mercado bursátil, en la que perdieron varios millones de dólares, una chusma de dinero muerto que se deslizó hacia el mar.

Federico García Lorca