Pocos cruzan el río del tiempo y son capaces de llegar a no-ser. La mayoría de ellos corren hacia arriba y hacia abajo sólo en este lado del río. Pero aquellos que saben que la ley sigue el camino de la ley, deberán llegar a la otra orilla e ir más allá del reino de la muerte.

Horacio