Se precisan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar.

Ernest Hemingway