La envidia es la úlcera del alma.

Sócrates