Los peniques no caen del cielo. Hay que ganarlos aquí abajo, en la tierra.

Margaret Thatcher