Los hombres ricos en lágrimas son buenos. Apartaos de todo aquel que tenga el corazón seco y secos los ojos.

Johann Wolfgang von Goethe