En mi corazón hay una paz de angustia, y mi sosiego está hecho de resignación.

Fernando Pessoa