Un niño es un lunático despeinado y con hoyuelos.

Ralph Waldo Emerson