Debemos amar a los hombres más que a las cosas, y admiro y lloro más a los soldados que a las iglesias que fueron solo la grabación de un gesto heroico que hoy se recrea en todo momento.

Marcel Proust