Quizás uno no deseara tanto ser amado como ser comprendido.

George Orwell