Es en el momento de la muerte cuando uno comprende la nada de todas las cosas.

Thomas Carlyle