Cuando dedicamos todas nuestras acciones a un objetivo espiritual, todo lo que hacemos se convierte en una oración.

Muhammad Ali