Buscad una mujer con una gran dote; no hay deuda pública extranjera que lleve tanta ruina a las casas.

Montaigne