Todo lo cotidiano es mucho y feo.

Francisco de Quevedo