No hay amor sin temor de ofender o perder lo que se ama, y este temor es enamorado y filial.

Francisco de Quevedo