Se puede dudar de lo que se ve, pero no de las palabras de un hombre honrado.

Anatole France