Pobre es el alumno que no supera a su maestro.

Leonardo Da Vinci