El amor a Dios y el amor al projimo son dos hojas de una misma puerta que solo pueden abrirse y cerrarse juntas.

Soren Kierkegaard