Un hombre honesto es siempre un niño.

Sócrates