El hombre no puede vivir donde las flores degeneran.

Napoléon Bonaparte