Uno no puede cambiar, es decir, convertirse en una persona diferente, sin dejar de sentir los sentimientos de la persona que uno ha dejado de ser.

Marcel Proust