Aunque me quede solo, no cambiaría mis libres pensamientos por un trono.

Lord Byron