Pocos hay viejos y dichosos.

Lucius Seneca