El hombre superior entiende lo que es correcto; el hombre inferior entiende lo que se vende.

Confucio