El hombre es el único animal que se ruboriza, o que necesita hacerlo.

Mark Twain